Protección contra incendios

Se llama protección contra incendios al conjunto de medidas que se disponen en los edificios para protegerlos contra la acción del fuego. Generalmente, con ellas se trata de conseguir tres fines:

  • Salvar vidas humanas
  • Minimizar las pérdidas económicas producidas por el fuego.
  • Conseguir que las actividades del edificio puedan reanudarse en el plazo de tiempo más corto posible.

La salvación de vidas humanas suele ser el único fin de la normativa de los diversos estados y los otros dos los imponen las compañías de seguros rebajando las pólizas cuanto más apropiados sean los medios. Las medidas fundamentales contra incendios pueden clasificarse en dos tipos:

Medidas pasivas:

Se trata de las medidas que afectan al diseño y/o a la construcción del edificio, en primer lugar facilitando la evacuación de los usuarios presentes en caso de incendio, mediante caminos pasillos y escaleras de suficiente amplitud, y en segundo lugar retardando y confinando la acción del fuego para que no se extienda muy deprisa o se pare antes de invadir otras zonas.

Medidas activas:

Fundamentalmente manifiestas en las instalaciones de extinción de incendios.

Medios activos en Instalaciones de Protección Contra Incendios:

Detección: Mediante detectores automáticos de humos, de llamas o de calor, o pulsadores manuales que cualquiera puede accionar si detecta un conato de incendio.

Alerta y Señalización: Este es un campo importantísimo (y totalmente normalizado y normativizado) dentro de los sistemas de PCI. Se da aviso y se guía a los ocupantes de una instalación mediante señales luminosas y acústicas a fin de optimizar el proceso de evacuación durante un siniestro. Los sistemas automáticos de alerta pueden estar vinculados a sistemas de alarma que se encargan también de avisar, por medios electrónicos, a los bomberos y autoridades competentes.

Extinción: Mediante agentes extintores (agua, polvo, espuma, nieve carbónica), contenidos en extintores o conducidos por tuberías que los llevan hasta unos dispositivos (bocas de incendio, hidrantes, rociadores) que pueden funcionar manual o automáticamente

Keeper Galicia está preparada para la ejecución de cualquier proyecto dentro des estas tres disciplinas, siempre aplicando la normativa en vigor que en España es el Documento Básico DB SI “Seguridad en caso de incendio” del nuevo Código Técnico de la Edificación en edificios residenciales, comerciales, administrativos, etc y el Reglamento de Seguridad contra incendios en establecimientos industriales RD 2267/2004.